lunes, 4 de agosto de 2014

ELEGIR UNA ESCUELA PARA HIJO O HIJA: Algunas recomendaciones

María Fernanda Campos Castro
Psicoterapeuta Infantil
04/08/2014 

En definitiva, la elección de una escuela para tu hijo o hija es crucial para cualquier persona adulta responsable e interesada en los estudios de una persona menor de edad ya que es ahí donde pasaran largo tiempo (desde 4, 5 o incluso 8 horas del día y varios años de formación) en manos de personas que tendrán la responsabilidad de guiarlos en el desarrollo académico y personal. Por lo que la confianza en la institución es una de las sensaciones que deberá de acompañarte en la toma de esta decisión como de la formación de tu hijo o hija.

Si tú eres un papá o una mamá con este interés, aquí te comparto algunas consideraciones significativas que deberás tener presente para este nuevo ciclo escolar al momento de inscribir a tu hijo o hija.

1. Una escuela abierta al dialogo. Observa cómo te reciben y cómo reciben a tu hijo o hija, la amabilidad con que responden a tus preguntas, dudas e inquietudes, las actitudes de las personas responsables de la institución, de quienes forman al cuerpo docente y del resto de las personas que ahí laboran.

Recuerda que centrar tu atención en estos detalles te permitirá elaborar ciertas conjeturas respecto del sistema de valores y creencias que ahí privilegian, como dirían “el verlos actuar habla más que mil palabras”.

Esto te ayudará a conocer la disposición que tienen para trabajar junto contigo en la formación académica de tu hijo o hija. Ten presente que es un trabajo en equipo entre tú y la escuela, por lo que también deberás estar con la disposición para colaborar con ella.

2. Una escuela que maneje un sistema de valores similar al que manejas en casa.  Los valores que son importantes para tu familia deben concordar con los valores que aprueba la escuela, por ejemplo, si te gusta que tu hijo sienta calidez y respeto, una escuela militarizada no será tu mejor opción.

Para poder definir este punto, te invito a que primero reflexiones e identifiques el sistema de valores que manejas con tu familia, y segundo, ampliar el punto anterior preguntando por el programa de valores, la misión y la visión que la escuela tiene.

3. La reputación de la escuela. Cada escuela forma una reputación que la distingue. Siempre procura preguntar a las personas conocidas sobre lo que saben de esa institución, y si eres nuevo en el lugar, acércate a los padres y las madres de familia que veas salir de ella.

Considerar opiniones de otras personas puede darte un panorama importante de cómo se vive dentro de la institución más allá de los informes que brinda la escuela (y que suelen ser siempre favorecedores). Si escuchas una opinión negativa, explora esa información y concéntrate en el cómo la escuela apoyó para resolver la situación.

4. La capacidad de la escuela para la resolución de conflictos. Es muy importante estar conscientes de que no existe escuela libre de conflicto. Por eso deberás de identificar si ahí cuentan con algunas estrategias, programas y/o profesionistas que se dediquen a la resolución de conflictos, tales como el bullying.

Hoy en día  existen programas que brindan soporte sobre estos temas de violencia, fracaso escolar, orientación educativa, etc.

5. Programas y niveles académicos. Seguramente, tú como papá o mamá, guardas cierta preocupación y ocupación por hacer de tu hijo o hija las mejores personas y es por eso que buscas lo mejor en una escuela, por ejemplo, la enseñanza de diferentes idiomas y actividades académicas y deportivas extraescolares. Sin embargo, el mejor programa y nivel académico estará en función de las capacidades de tu hijo o hija, el apoyo que puedas brindarles y el tipo de acompañamiento que la institución les brinde.

6. El estrés. Las relaciones interpersonales se ven afectadas por el estrés. Si dedicas gran parte del día a tu trabajo, la escuela de tu hijo o hija debe ser aquella que quede cerca de casa o camino al trabajo, así, llevarlos y recogerlos, no será una dificultad y causa de mal humor.

Si lo requieres, considerá escuelas que tengan programas de apoyo para los alimentos y las tareas.
 
Pon en una balanza lo que te brinda la escuela y si eso es lo que necesitan para que su relación de padre, madre e hijo, hija sea lo más saludablemente posible y con tiempos de calidad.

Recuerda, las decisiones más importantes no son aquellas que tomamos con rapidez, al contrario, reflexiona, pon sobre la mesa estos y otros elementos que sean importantes para ti, consúltalo con tu pareja y con tu hijo o hija (si la edad lo permite). Aún estás a tiempo, en México el ciclo escolar 2014 – 2015 inicia el 18 de Agosto.

María Fernanda Campos Castro
Psicoterapeuta Infantil
www.centroliber.com 


2 comentarios:

  1. gracias! creo que no lo he hecho tan mal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos da gusto leerte con esa convicción. Esperamos que así siga siendo en cada paso formativo por el que caminan de forma conjunta.
      Gracias por leernos y compartirnos algo de tu experiencia.

      Eliminar